A tres años del terremoto del 19 de septiembre del 2017 en la memoria colectiva de los mexicanos, permanecen vivas las imágenes de la catástrofe: edificios derruidos, rostros de dolor, gestos de desesperación, socorristas rescatando personas, militares y servicios de emergencia movilizados por la Ciudad de México, la solidaridad de la población civil y la urbe paralizada.

Estas imágenes captadas momentos y días después del sismo, quedan grabadas como un testimonio de una sociedad que se une ante las adversidades y responde con sus recursos –aún limitados- en auxilio de los “otros”: ciudadanos afectados emocional y físicamente. El momento se hace propicio, para recordar que compartimos un destino e identidad común, que se pone a prueba cuando la naturaleza produce fenómenos que  recuerdan nuestra vulnerabilidad.

Fotos: José Luis Torales/Eikon.com.mx

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.